DJ Lizz, “Si no te gusta la weá, ándate”

08 agosto of 2014 por

Tiene apenas 22 años y ya es una reconocida DJ del circuito nacional, gracias a su fusión de estilos y a su principal objetivo al pinchar discos en un club: hacer bailar a la gente. Pero tras el personaje de DJ Lizz está Elisa Espinoza, una matea estudiante de Teoría del Arte que fundó la revista Atlaszine y trabaja en el Museo de Arte Contemporáneo. Desde este año se lanzará al mundo de la creación musical, buscando posicionarse como una alternativa al pop naïve tan extendido en la escena nacional.

Por Roberto Doveris / Fotos: Ricardo Metayer

¿Cuál fue tu primera aproximación al disjokeo?

Fue en Concepción, en el colegio. Tenía varios amigos que pinchaban y uno de ellos me introdujo al mundo de las máquinas y las mezclas. En ese tiempo escuchaba indie, grunge, pero me fui a Inglaterra a los 17 y eso cambió todo.

Cómo es eso? No tenía idea…

Es que siempre quise estudiar teoría del arte y me fui a ver qué onda. Pero al final lo que más aprendí allá fue sobre música. Estudié arte y literatura e hice un minor de relaciones internacionales (aprovechando que hablaba español). Un día fui al Fabric y mi vida cambió… hubo drum & bass, dub y altiro empecé a hacerma amiga de raperos, fui cambiando mi forma de vestir, el pelo, me metí de lleno a la música y hasta tuve una banda, de hecho logré tocar en un par de lugares pero con un perfil muy tranqui. Hasta ese minuto yo era muy darks, escuchaba indie rock y la experiencia de conocer tanta buena música me fue cambiando la perspectiva.

djlizz_tapiz_0537cCuando regrestaste?

Bueno, yo me fui con el sueño de quedarme allá y estudiar mucho, pero las cosas salieron mal por temas de plata. Tuve que trabajar para sobrevivir y en realidad lo que yo quería era estudiar, así que me devolví con 19 años y llegué a mediados del 2011. Fue súper deprimente para mi, estuve trabajando como traductora en una empresa y con lo que ahorré me vine a Santiago, porque mis papás no me querían apoyar para estudiar Teoría del Arte así que tuve que arreglármelas por las mías. Dije ‘no, voy a hacer la weá que quiero no más, así que chao’, me vine con lo que tenía y logré entrar a la Chile. Ahí altiro empecé a disjokear.

A esa altura ya habías fundado Atlaszine, verdad?

Sí, la habíamos creado con mi amiga Camila mientras estaba en Concepción, antes de venirme, y acá en Santiago obviamente seguimos el proyecto.

Esto te lo pregunto completamente desde la proyección (risas)… ¿Cual fue la motivación de comenzar con una revista digital?

Es que al llegar a Conce, parte de la depresión era que no tenía nada creativo que hacer y me acerqué mucho a la Camila y decidimos crear Atlaszine, para hablar de lo que nadie más hablaba, un lugar donde expresarnos y así mucha gente se sumó al proyecto, incluso algunas bandas tocaron en el lanzamiento, fue súper genial. Y en realidad estoy contenta con lo que hicimos, porque entrevistamos a artistas que nadie conocía y hoy los vemos exponiendo en la sub-30, imagínate. Hicimos fotos, escribimos mucho, nos pasamos noches enteras escribiendo, conocimos a Nico González que es ilustrador, hicimos portafolios con Top Shop, trabajamos con Nostalgic, después entró la Sofía Bartsch al diseño y ya éramos un referente juvenil… y bueno, después de mucho tiempo yo decidí salirme del proyecto.

¡¿Por qué?!

El proyecto cambió mucho, lo sigo respetando pero no me siento atraída por la nueva propuesta…porque no entiendo, si nadie nos está pagando por la revista para qué funcionar como si nos estuvieran pagando, rebloggeando tonteras, anunciando banalidades y no po wn… si nadie me está pagando para qué tengo que gastar tiempo en postear el nuevo video de esta banda, o la colección de ropa de no se qué tienda. No se, prefería el espíritu inicial de la revisa.

Volvamos al disjokeo… tu carrera está muy ligada las fiestas Piña Loca, verdad?

Sí. Al Víctor lo cachaba desde Conce, cuando volví de Inglaterra y por la Rocío supe que estudiaba Cine en la Uniacc… y bueno el 2013 me invitó a tocar a la Piña Loca, que son sus fiestas con el Güey. Y altiro nos hicimos mejores amigos, hasta el día de hoy, y además me puse a pololear con Güey entonces realmente estoy muy involucrada en el proyecto, somos inseparables ^-^

Tiene algo irónico la fiesta, atrae a un público muy heterogéneo.

Sí es que a la larga es una fiesta que se ríe de las fiestas, de los djs, podí encontrarte con cualquier cosa.

Y cómo compatibilizai’ esta parte de tu vida con los estudios?

Cuando entré a la U me sacaba puros sietes, era cuático. Adquirí el training de ensayos, pero me costó un montón, y desde el principio tuve que arreglármelas pa compatibilizarlo con el disjokeo, El Gustavo Mendoza fue uno de los primeros que me invitó a tocar a una fiesta y un día le dije ‘wn, tengo un secreto, me gusta el trap’… o sea, él fue mi pololo pero para ese entonces ya éramos super amigos, y en sus fiestas me puse a tocar con el nombre de Dj Lizz, el 12 de diciembre del 2012 fue la primera vez que toqué bajó el pseudónimo, y me dije a mi misma me voy a llamar Dj Lizz y voy a ser Dj.

Ahí altiro, no se cómo, se corrió la voz y me llamó el Felipe Le-Saux que hace las fiestas Jaguar. Y desde ahí nunca más paré de tocar, la gente siempre me preguntaba qué onda tú, quién erí… llamé la atención por el look yo creo, pero sobretodo porque prendía las fiestas. Tanto al Gustavo como al Felipe los voy a apañar siempre, hagan lo que hagan, porque fueron los primeros que me dieron espacio pa’ tocar música.

Tocaste harto el 2013…

Sí, trabajé ene. Toqué en la inauguración de Top Shop del Parque Arauco, toqué en el aniversario de Viste La Calle, en ventas nocturnas en tiendas, y en fiestas po, que es lo que más me divierte. Lejos lo mejor de ese año fue la Piña Loca, que me regaló el mejor amigo y el pololo, que después de haber estado soltera y haberme agarrado a medio mundo terminé súper enamorá de él, hasta el día de hoy. Y como el también produce fiestas hicimos una juntos, la Perreo Intenso, y ahí sí que hice lo que me dio la gana… reggaetón, r&b, música pa bailar, me hice super amiga de las marcas, regalamos ropa en las fiestas y creamos toda una volá del ghetto, con otros djs y gente que le gustaba el perreo en todas sus facetas. Esta fue la primera fiesta que unió todo ese mundo, la música más entrecomillas estricta como el Trap, con cosas como el hip hop, el rap, el r&b y el reggaetón, porque el reggaetón pa’ mi siempre ha sido una influencia súper fuerte, es nuestro hip hop, es nuestra cultura. A mi me gusta lo latinoamericano, y la verdad es que en Inglaterra el reggaetón era percibido como una weá demasiado bacán que lo revolucionó todo, incluso es inspiración pa’ muchas bandas como Major Lazer, Diplo y pa que decir M.I.A.

djlizz_tapiz_0521

¿Es un negocio lucrativo hacer fiestas?

Sí, ganamos plata en unas cantidades que yo nunca hubiera imaginado. Piensa que a yo partí tocando con computador y equipos prestados, y eso me permitió tener mis propias máquinas, el compu, unos audífonos pulentos… en realidad pasé de una vida de esfuerzo pal pico, de estudiante sin plata en el fondo a tener una pega estable que me permitía además mantenerme bien. Y por lo mismo me lo tomo súper profesional… no quiero ser la DJ que pertenece al carrete sino que quiero ser la que hace el carrete, pero que no carretea. Esta wea es mi negocio… no quiero jalar ni quiero tomar, cachai’? Quiero que todo el mundo la pase bien y que esa sea mi fuente de ingresos.

Es muy rancio el ambiente?

Bueno, tú igual cachai como es… siento que hay toda una generación sumida en las drogas, con un sentimiento muy dark y con un futuro demasiado incierto… como que nos sumergimos en un nihilismo brígido de coca y keta y encuentro que a la larga es malo, los está tirando a todos pa abajo.

En parte esa es la razón de construirte un personaje?

Algo… mucha gente debe pensar que estoy todo el día en mi casa fumando pitos y haciendo nada, pero en realidad voy a la U, hago la práctica, pero eso no lo conoce nadie.

Cómo ha evolucionado en términos de estilo Dj Lizz?

Leonidas Hair Dresser me tomó como rostro 2013 y los dueños, el Mati y el Gonza, fueron unos grandes compañeros pa’ mi, han cuidado de mi estilo hasta el día de hoy. Se preocuparon de mi imagen e hicimos muchas cosas divertidas, a mi me encanta cambiar todo el tiempo y ellos son secos. Pasé de rubio a morado, a negro, y siempre manteniendo el look extravagante muy nigga, muy hot, mezclado con Hello Kitty y toda esa imaginería. El Mati ha sido super importante, porque sin quizás saberlo me ayudó mucho, siendo tan chica tuve que tomar super grandes decisiones, apenas tenía 21 años y estaba manejando una cantidad de plata que no es propia pa alguien tan chico, y dentro de un círculo y un mundo que son muuuuy viciados y todos te quieren cagar… o sea, por ser chica y por ser mujer todos los weones te subestiman, creen que estoy ahí por ser rica pero no, hago la pega bien e invierto bien lo que gano. Otros djs se gastan todo en drogas.

Y este 2014 qué planes tienes con el proyecto?

A fin del del año pasado me quise poner algo más seria, todos me veían como una niña chica y yo sentía que tenía que dar un paso hacia ser una mujer más grande. Y todo eso me llevó a comenzar a trabajar en un EP.

Cómo llegaste a hacer música propia, qué te llevó a eso?

Es que después de haber tocado tanto me dije a mi misma que no podía ser sólo dj, que tenía que avanzar en hacer cosas propias. La verdad es que mucha gente me ha subestimado, se han reído de las weas que yo hago, se han reído de la música que pongo porque no es “estricta”… a mi me carga el house, no puedo disfrutarlo ni bailarlo, pero respeto la volá y quiero que mi disco sirva como un tapaboca pa todos esos weones que se rieron de mi volá.

Por qué se rieron, crees tú?

Porque se creen más under. Pero la industria no se trata de quién es más under, se trata de quién tiene más poder… todo mi EP está reflexionando sobre el rollo del poder, sobre tener o no tener poder. Además, ¿Cómo te agarrai a una mina bailando house?, jajaja.

Te sientes una pionera en la escena?

La verdad es que sí… mucha gente agradece las cosas que pongo en los carretes, desde weas muy conocidas como 50 Cent hasta el Trap, todo lo que tiene algo de twerk que había sido desterrado de las pistas onderas chilenas. Yo toqué esa weá cuando no era respetado y ahora la verdad es que es bastante pop, no es raro encontrarte esa onda en algunos carretes hipsters.

Creí que quizás esa onda no había pegado porque la onda alterna chilena es medio clasista?

Sí, obvio. O sea, en carretes más masivos sonaba esta weá desde siempre, pero público más segregado como el alternativo tiene muy metido el tema del under, de que la weá tiene que ser algo estricto, asimilable. Y la verdad es que no importa mucho el dj, uno va a la fiesta a disfrutar la música, y en esa perspectiva todo cambia… da lo mismo quien toca, hay que bailar la weá prendida. Al final el twerk que era más under es hoy muy pop y debería dar lo mismo, imagínate Shrillex que popularizó el dub y ahora es zorrón.

djlizz_tapiz_big

No creí que tu parada se explica porque eres más chica, muy desprejuiciada de los estilos? Creí que sea prejuicio a la larga?

Si, prejuicio profundo. Yo nunca he juzgado a nadie por su look o por su estilo, lo hice cuando tenía 15 años pero ahora estoy grande y maduré… y quizás haber estado en Inglaterra también me ayudó, pero Chile la gente es muy prejuiciosa… yo tuve que enfrentarme a weones que me pelaban por ser chica o por ser rica, como si no pudiera ser rica y poner buena música al mismo tiempo, o por cómo me vestía, weones que decían ‘quien se cree que se viste así la maraca culiá’ o ‘la mina de las fiestas cumas’. Una vez enfrenté a esa gente y cínicamente me dijeron ‘si tú igual erí más popular y tocai pa otro público, que le gusta el chorreo, poní música en fiestas pa gente que va a dejar la cagá’, por no decir que yo era más flaite, menos seria, menos estricta, que pongo música mala… y en realidad son unos viejos culiaos jaleros que se sienten intimidados por una cabra chica de 21 años.

Hay machismo en el mundo de los djs?

No se… hay hartas minas buenas y que se han ganado el respeto. Es más clasismo yo creo, y poca capacidad de respetar estilos diferentes. Al final este círculo que se cree súper open mind es súper cerrado con respecto a lo musical… yo creo que no hay que poner lo que la gente quiere escuchar, sino algo que nunca haya escuchado y que le podría gustar. Esa es la pega al final y si no te gusta la weá, ándate pero no tirí mierda.

Para qué preguntarte qué estilo será tu EP?

Jaja. Partí con unos productores que querían llevarme a hacer algo muy muy pop, y no me gustó, y ahí me di cuenta que es muy importante escoger bien al productor. Al principio me dijeron ‘el trap no es consumible’ y wn, dos meses después la nueva canción de M Cyrus es trap!! En fin, ahora estoy con Antonio Herrera que no le tiene miedo a las cosas más raras.

Y las fiestas?

Empecé a hacer una nueva, se llama Hot Mess y la hago con Trixie. Además toqué en la inauguración de Roma con DJ Pareja, Arturo Saray, con Mkroni, me entrevistaron en México y les hice un mixtape especial y estoy contenta con eso. Estuve en la Punsh…

Te gusta la escena local?

No mucho. La Cholita Sound me gusta mucho, y también el Alex A., la A. Tijoux, Mkrni.

Así como la Caty Purdy (Cholita Sound), tú también jugai con el personaje de Lizz?

Sí, me gusta la existencia de los yoes posibles, los clones. Creo que hay tantos yoes como fotografías, por eso me interesa el clon, en el fondo somos un grupo de seres posibles, editados, post-producidos, muchos personajes en un mismo cuerpo. Me gusta la volá de la imagen, la máscara, los juegos del yo… al final da lo mismo qué eres, lo importante es que puedas existir y hacer lo que te gusta.

Hay alguien de tu estilo que esté haciendo música en Chile.
No se. En Chile casi todas las bandas están conectadas por un mismo estilo, por el pop y la electrónica… el hip hop murió con Los Tetas y Tiro de Gracia y recién está comenzando con Zonora Point y otros raperos independientes. En realidad no tengo ninguna referencia chilena a la que acogerme.

A veces me pregunto dónde está el espíritu latinoamericano en nuestra música, y encuentro que en ese sentido somos demasiado europeizados. Me sorprende que de acá nunca haya salido un grupo reggaetón o cumbiero… tampoco de rock brígido. Me gusta que seamos pop, pero ya es hora de abrirse a nuevos sonidos.

Comentarios

comentarios

10460459_827451023934871_5217901367858522481_n

Anterior:

Isidora Stevenson nos cuenta sobre “Campo, un drama burgués”

Antares Logo

Siguiente:

Enrique Videla, guionista y dramaturgo de “Antares después de la luz”

También te sugerimos ver