Fakuta “Es difícil hacer pop y seguir siendo auténtica”

06 noviembre of 2014 por

En Tapiz somos fans de Fakuta. Cuando editó ‘Al vuelo’ (Michita Rex, 2011) seguimos todos sus singles y la vimos varias veces en vivo, comprobando que se trataba de una compositora e intérprete notable, tanto en el estudio como en el directo. Sin embargo nunca pudimos entrevistarla y hoy, a sólo algunas semanas del lanzamiento de su segunda placa, no quisimos perder la oportunidad de compartir con ella las primeras impresiones de ‘Tormenta Solar’ (Quemasucabeza, 2014), además de tener una divertida sesión de fotos con ella en Estudio Panal.

Por Roberto Doveris, Fotos: Ricardo Metayer.


Fakuta, cuándo comenzaste con la producción de este segundo disco?

Empecé a hacerlo el 2013. Tenía algunas canciones listas después de Al Vuelo (Michita Rex, 2011), por ejemplo “Juntapena”, que la lancé en ese minuto… y un par más también, pero después me puse a tocar harto y perdí el training de componer. Lo último que hice fue una gira por México y Estados Unidos, toqué en algunos festivales y recién me pude concentrar en este nuevo disco en el segundo semestre del 2013, y sobretodo en el verano del 2014. Me puse a grabarlo en mayo.

Y cómo fue esa gira?

Estuvo buena porque tocamos mucho. Fue promocional sobretodo, en el DF y en Monterrey… a diferencia de Chile, allá hay un interés súper grande por la música latina. Estuvimos con Protistas, Gepe, Caravana y nos apoyábamos en el escenario, hubo varios enroques de hecho, fue súper lindo.

Y cómo surgió ‘Tormenta solar’? Como compositora, partes de un concepto o del instinto?

Siempre hay instinto, pero trabajo sobre conceptos porque soy alguien que racionaliza bastante mis procesos. Al principio, las primeras canciones que tuve fueron “Domesticar” y “Mascota”, así que había una idea animalista súper evidente, algo de naturaleza salvaje que me atraía… en realidad fue representativo de una etapa de mujer que estaba viviendo, algo así como cuando llegas a la adultez definitiva. Fue súper duro porque no me gusta nada lo que se entiende por ‘ser adulto’ en esta sociedad, es terrible…

En “Invisible”, con Cristóbal Briceño, cantas “prefiero ser animal”…

Sí, es que es preferir no crecer, no establecerse… prefiero descontrolarme, soltarme el pelo, es como preferir ser menos civilizado. Quería ponerle al disco “Vida animal”, pero conversando con De Janeiros me convencieron de que no, de que el tema de los animales en diseño estaba demasiado de moda y no se iba a entender el trasfondo de lo que yo quería transmitir, esta fuerza que nos empuja a bailar, a volvernos salvajes…

¿Y cómo llegaste al título definitivo?

Pablo Muñoz me sugirió ‘tormenta solar’. Y creo que también representa la idea de esa fuerza que descontrola las cosas.

DSC_0351Con él trabajaste en ‘Al Vuelo’, tu primer disco. Acá también?

Sí, con él y con Milton de Dënver, igual que en el primer disco. En esa época trabajamos sin niun peso… ellos me guiaron, hicieron crecer mis canciones y fueron demasiado importantes en esa etapa, así que quise revivir ese team para este segundo disco.

Y qué cambios hubo en esta etapa?

Bueno, lo hicimos en un nivel mucho más profesional. Lo grabamos en un estudio, no en la casa como el otro, hubo horarios y honorarios, fue muy pro. Me sentaba en mi escritorio desde las 9.00 hasta las 17.00 y fui agarrando un ritmo genial de trabajo, hacía como un tema a la semana, y además hubo una actualización tecnológica importante.

En qué sentido?

Es que el disco anterior onda lo hice todo en windows, y ahora aprendí a usar otros programas, y lo más importante es que ocupé una máquina análoga que tenía sonidos mejores. Por ejemplo, al principio mis maquetas eran muy rudimentarias, y cuando empecé a ocupar la máquina me acercaba mucho más a lo que yo quería de cada canción.

Hay una orientación evidente hacia la pista de baile…

Sí, eso era parte de los conceptos que me propuse desarrollar en el disco. De alguna manera, en el primer álbum compuse las canciones para mí, eran los temas que había hecho en mi casa y fue maravilloso que a la gente le gustaran, pero no tenía una ambición mayor, fue una ambición musical. Pero ahora es distinto, me sumé al sello Quemasucabeza y nuestro objetivo en conjunto fue hacer un disco con vocación más masiva, que más personas pudieran disfrutar mi música.

Fue difícil para ti eso?

Yo siempre tuve vocación pop, para qué andamos con cuentos, jajaja. No es que me haya costado mucho emprender esa tarea, lo realmente difícil es lograrlo y seguir siendo tú misma, que las canciones tengan tus inquietudes, tu sello original. Al final, me encanta ver que puedo componer un coro que se llena de energía, y lograr esa efectividad fue súper emocionante.

Sentías que a tu música le faltaba energía?

No en el disco, para nada. Pero sí en directo… fui aprendiendo que la gente necesita más energía cuando te ve tocar, es como un dj que es feliz cuando la gente baila.

Pero a veces es genial un concierto con matices, sin tanta euforia.

Totalmente, pero cuando tocas en un club nocturno, por ejemplo, la situación se complica un poco. O frente a gente que no te conoce mucho… y al componer este disco fuimos barajando todas esas variables. En realidad el desafío era hacer algo más energético y seguir siendo auténtica, esa es la dificultad en realidad, por eso me demoré en hacer este disco.

DSC_0207Y cómo va a ser la formación de tus presentaciones en vivo?

Dos teclados, una batería y Ariel en las máquinas. Yo no lo quería asumir al principio, pero es verdad que Tormenta Solar es más discotequero.

Y es más hot también.

Eso era demasiado importante para mí. Tengo una voz súper de niñita, pero creo que logré sacarle un aspecto más sensual. Me gusta mucho la música que no le teme a lo sexual, siento que en general la música blanca extirpó ese toque sensual de la música, es más espiritual, cristalina. A mí me gusta, pero también me encanta la música negra, sus sensaciones envolventes, más oscura… esa es la naturaleza incontrolable con la que tenía ganas de coquetear.


Todo eso está en “Despacio”, encuentro… es mi favorita.

Es la canción de la que más me aferré en todo el disco, fue una producción increíble y difícil.

En qué sentido?

Es que técnicamente fue muy difícil, es un tema que sube todo el rato y no habíamos previsto lo que eso implicaba a la hora de armar los arreglos.

La letra es muy punkie, tiene todo eso de resistirse a la adultez, a trabajar 5 días a la semana.

Esa letra se la escribí a un amigo que murió. Quería rescatar lo lindo que era cuando estábamos en la Universidad y salíamos juntos. Él era gay y se tuvo que ir a vivir muy lejos, porque la familia nunca fue capaz de aceptarlo, y estando lejos murió… fue un funeral muy frío, después con los amigos quisimos hacer otro, más simbólico, donde pudiéramos expresar nuestra pena. De alguna manera me gustaría que “despacio” sea una forma de compensar la injusticia que él tuvo que vivir, y que se lleve los buenos momentos que vivimos juntos.

Es una canción muy arriba…

Sí, para mí no sólo es bacán por eso, sino también porque es callejera, le imprime algo de marginalidad y periferia al asunto que para mí es necesario.

Claro, de tomarte la micro a las 5 de la mañana pa’ irte a la casa… he estado en esa.

Sí, carretear en la calle porque no te alcanza pa’ pagar la disco, tomarte una chela en una plaza, cuneteando. Casi todas las historias del disco rescatan eso, de no pertenecer al mainstraim, a fin de cuentas.

Hay dos colaboraciones argentinas en el disco, con Coiffeur y Violeta Castillo ¿Por qué?

Es coincidencia, en realidad fueron planeadas muy en paralelo. A Coiffeur lo vi en el primer Neutral y me gustó mucho su música, y después el me conoció tocando, le gustó lo que yo hacía y nos hicimos amigos. Yo no pensé que podríamos enganchar, porque él era muy de la guitarra.

Te imaginabas que él iba a sacar un disco más electrónico después?

Sí, porque después me contó que tenía ganas de hacer algo así, de que estaba chato de la guitarra. Yo lo entiendo porque a mi me pasó lo mismo, más chica era súper rockera, estaba en varios grupos y tocaba harto, pero me cansé de esa energía tan masculina… en esto voy a sonar súper talibán, pero siento que la electrónica da para muchísimas más sutilezas y matices que el formato de banda de rock. Personalmente me aburre ese formato…

DSC_0381Pero Violeta Castillo toca en ese formato.

Ella es distinta, Violeta tiene un talento único para hacer canciones, además que cuenta las cosas de una manera bacán, muy de ella… y también tiene esa resistencia medio marginal que me gusta, muy de calle. El dúo con ella abre el disco, lo grabé cuando estuvo acá en Chile grabando tu película.

Tú has tocado allá, con ella… cómo es el público argentino?

Es volátil… no siento que haya un público mío en Argentina. Igual yo soy súper crítica con eso, tampoco estoy muy segura de que haya un público para Fakuta en Chile. Sin embargo acá la escena está más unificada, por ese lado a ellos les cuesta más…

Y, qué diferencias tiene el tener un sello respaldando tu nuevo disco?

Bueno, aparte del nivel de producción que te contaba, recién ahora que va a salir el disco físico me estoy dando cuenta de la importancia. En todo caso, tienes que seguir trabajando como si fueras independiente, lo que pasa es que el sello además hace otras cosas para potenciar tu música como conseguir prensa, distribuyen el disco físico y lo venden, organizan tocatas, negocian mejor con los locales. Por ejemplo, cuando yo vendía mi disco en las fiestas, después me gastaba la plata en el carrete, no había un orden ni mucha claridad con las cuentas.

Y qué pasó con Michita Rex, tu sello anterior?

Yo ya no estoy en Michita Rex, y la continuidad del proyecto no la tengo muy clara. Los que estaban a cargo han ido cambiando mucho, y como yo tengo vocación de secretaria…

Yo también tengo vocación de secretaria!

Jajaja, bueno, entonces me entiendes… todos los demás estaban haciendo sus proyectos y su arte y yo me pasaba tardes enteras haciendo cosas de escritorio, así que no me convenía mucho esa inversión de energía, sobretodo ahora que tenía que componer otro disco. Creo que el proyecto de Michita Rex nació en un minuto donde la música chilena no tenía un verdadero espacio de difusión, y por eso pusimos online nuestros proyectos musicales, para que la gente después no tuviera la excusa de decir que no tenía acceso a la música nacional. Ahora creo que es distinto, y el sello cumplió su etapa, así como muchos netlables que había, porque hoy el streaming es más usado, y es una forma de permitir que te escuchen sin regalar la música.

Hablando de streaming, escuchaste el nuevo disco de Javiera Mena?

Sí, recién. Me gustó caleta. Ella es una seca… es demasiado importante para todo lo que está pasando musicalmente en Chile. Fue la primera en romper esa tradición rockera, y siento que le ha hecho muy bien a nuestra cultura musical.

DSC_0166¿Cuáles son tus favoritas?

Tengo que escuchar mejor el disco, pero definitivamente “Esa fuerza” y “Carretera”, que es muy muy disco.

Tú y ella emprendieron juntas un camino hacia la pista de baile, crees que sea una tendencia que recién empieza?

No se si sea mi camino definitivo, por ahora estoy contenta con eso, porque la euforia de la música electrónica se desencadena en la pista de baile, es su ambiente natural, creo que es el momento donde uno se suelta. Mi idea es llegar ahí, pero la gracia del pop es que da para todo, tiene todos los estilos y no se toma ninguno tan en serio. El computador te permite explayarte, y en eso estoy ahora.

Por Roberto Doveris

Comentarios

comentarios

LuzSingle1

Anterior:

El viaje de Seth vuelve a Chile para tocar en la Feria Pulsar

IMG_1423__Low_InD

Siguiente:

Vello Público: Hip hop latino en Berlín

También te sugerimos ver