Librería Lila, literatura de género desde 1984

02 mayo of 2014 por

A simple vista, Librería Lila parece otra tienda más de libros de barrio Lastarria, pero al recorrer con la mirada los títulos de la vitrina intuimos de inmediato que se trata de algo más. Te encontrarás con libros de Amelie Nothomb, comics realizados por Sol Díaz, el último libro de María José Viera Gallo y algunos ejemplares descontinuados de Alejandra Costamagna. Los nombres femeninos destacan desde las estanterías, y siempre podrás ver alguna publicación de Simon de Beauvoir o de Julieta Kirkwood, y es que Librería Lila es la tienda más antigua de literatura feminista de Latinoamérica, y que aún permanece con sus puertas abiertas al público.

Tras volverme un cliente habitual, porque es lejos la tienda con la mejor relación entre calidad y precio, decidí entrevistar a sus dueñas. Ximena Pizarro, fundadora de la librería desde 1984, y su prima Paulina, que se sumó al proyecto hace algunos años, cuando decidieron establecerse en Monjitas 292, a unos metros del Emporio La Rosa.

Por Roberto Doveris.

lila01

Comencemos por conocerlas, cuéntenme sobre ustedes.

Ximena: Yo me dedico a sostener esta librería, y además trabajo en el gremio. Pertenezco al directorio de la cámara chilena del libro

¿Y cuando comenzaste con el proyecto?

Ximena: Desde 1984, se llamaba “Lila, Librería de mujeres”. Quise abrir un espacio para las mujeres, en un momento en que la represión estaba muy presente. Santiago estaba en estado de sitio, y quise instalarme con una librería de género, por mujeres y para mujeres. Era muy estricta y muy acotada al tema mujer, mucho feminismo y teoría de género, así como también escritoras o libros con temáticas de mujeres.

¿Dónde estaban ubicadas?

Ximena: Estábamos en la galería del Patio, en Providencia. Recuerdo que nosotras comenzábamos las marchas del año, con la Casa de la Mujer “La morada”, el 8 de marzo siempre era la primera marcha del año, y las mujeres marcábamos la nota con eso. También abrimos una librería infantil en esa época.

¿La Galería el Patio es esa donde hasta hace poco había unos resta urants y una tienda de comics?

Ximena: Sí. En mi época estaba la librería “Australis” que era de mi padre, la librería Lila, y luego abrió el Phone Box, no era un lugar de restaurants, tenía una connotación más artística. Además tenía un cartel de que era una zona patrimonial, creo que estaba resguardado.

¿Qué figuras pegaban fuerte en ese momento?

Ximena: Julieta Kirkwood por ese entonces marcaba pauta en mi librería, después vino la Margarita Pisano. En realidad poníamos a todas las que podíamos traer a Chile, yo asistía a las Ferias Internacionales de Literatura Feminista y ahí encontraba material para poder traer material único y exclusivo. Después, por el 89, la oferta cultural se fue expandiendo, ahí cerré la librería infantil porque no estaba integrado en la cabeza de la familia chilena que era importante que los niños leyeran, que es lo básico para un desarrollo intelectual. Obviamente seguí con Lila, porque era un lugar de encuentro. Entonces también era un centro de distribución de material para las marchas, reuniones para que las mujeres se pudieran reunir y organizar… fui muy activa en esa época, de hecho estuve varias veces detenida.

¿Cómo fue cambiante el tema del género desde esa época hasta hoy?

Ximena: Los intereses fueron cambiando, los núcleos cerrados se fueron abriendo. Las mujeres tomaron un lugar en los gobiernos de la concertación. También se abrieron otras librerías, pero en realidad las que permanecimos, somos pocas. El año 2011 yo me fui de la Galería el Patio, y ahora con Paulina Pizarro, que es mi prima, somos socias. Tenemos una oferta más amplia y variada, y transformamos una pequeña sección de la tienda en galería de arte.

Paulina: Yo vengo llegando a la librería, aunque la conozco desde siempre. Soy economista, trabajé de gerente de marketing en La Nación, participé bastante de los movimientos culturales de esa época, y ahora con Ximena quisimos concentrarnos en la librería. Quisimos abrir Lila al público, ponerla en contacto con el barrio, tanto con los vecinos como con la población flotante.

Ximena: Hemos tenido 6 exposiciones gestionadas por Paulina, y hemos tenido gente consolidada, además abrimos el subterráneo de la tienda para encuentros, lecturas y otras secciones de la tienda.

¿Hubo cambios en la línea editorial? Desde una librería, me imagino que pudieron ver los cambios de los temas, de los focos…

Paulina: Sí, ampliamos la oferta en literatura. Hoy hay mucha editorial independiente. Ximena está desde el 2001 en la Cámara del Libro, y ahí se ven esos cambios. Nosotros quisimos ser parte de ese cambio.

Hasta donde entiendo, la Cámara del libro ahora está trabajando en conjunto con los independientes para presentar propuestas al nuevo gobierno.

Ximena: Sí, ya no hay esas inflexiones que hubo hace algún tiempo, 8 o 10 años atrás.

¿Y sobre el proyecto presentado al gobierno?

Ximena: No se si te lo pueda contar en detalle, la verdad. Sólo te puedo contar que hay gestiones, y ojalá resulten, sería un triunfo gigante para nosotros.

En esta parte de la entrevista nos trasladamos al subterráneo de la tienda, donde hay una mesa con sillas y varios estantes.

Paulina: Queremos poder interactuar con nuestros lectores, lanzar libros, hacer lecturas y no solo cosas relacionadas con la literatura, queremos una librería que aunque sea chiquitita, esté integrada.

Ximena: Queremos que venga gente de todos lados, tanto connotados como emergentes, obras que no necesariamente puedan circular en espacios consolidados.

lila04¿Qué tipo de eventos  han hecho en la tienda?

Paulina: El más curioso fue la lectura de David Lozano, que atrajo a miles de adolescentes a la tienda. Empezamos a ver que hay un movimiento de lectores jóvenes, y nos gustó mucho formar parte de la visita de David a Chile.

Ximena: También hubo un fenómeno con una chica de Valparaíso, cuyo pseudónimo es Lissa d’Angelo. Primero nos llegó el libro, y al parecer es un fenómeno por internet. Hace funfiction, que es básicamente escribir historias nuevas a partir de mundos narrativos creados por otros autores. Y fue algo increíble cuando vino, los adolescentes llenaban la tienda y estaban afuera, emocionados de conocerla.

Paulina: El mundo de la literatura es muy amplio, y hay que saber cómo llegar a ellos, aunque sean cosas muy distintas.

E internet, en ese aspecto, qué rol ocupa?

Ximena: No tenemos ni sitio ni blog, pero el Facebook de la librería funciona excelente, por ahí lanzamos nuestras convocatorias.

Paulina: Y hay cosas que no pasan por la web, por ejemplo los libros de Lissa D’Angelo que llegaron prácticamente solos. Estamos haciendo cosas todo el tiempo.

Ximena: Sí, porque a pesar de que el barrio tenga fama de cultural, hay que decir   que eso no se refleja en las ventas. De hecho la Que Leo de Merced se va a cerrar, y la verdad es entendible, es difícil vivir de una librería.

Y cómo opera la programación de los contenidos de la Librería

Paulina: Somos bastante ideáticas, esto se hace muy a pulso y depende también de los demás.

Sin embargo, yo como cliente, puedo ver que hay un instinto, una línea editorial…

Ximena: Sí. No somos rigurosas, tenemos una línea pero no sería fácil de explicarla. Queremos tener libros para aquellos relacionados a los estudios de género, pero también una oferta de cultura chilena para los extranjeros: poesía, e incluso material de turismo. La literatura, obviamente, es la línea fuerte,  y la narrativa contemporánea es lo que realmente sostiene nuestro horizonte.

Paulina: Nos gustaría poder arremeter con la línea de género como principal línea, pero es difícil.

Ximena: Es que se compra muy poco.

Me llama la atención que entre sus metas esté recuperar el espacio de género, pero la verdad es que yo lo veo muy presente.

Paulina: Sí, obviamente, pero nos gustaría que tuviera aún más ese sello. Más amplio, no sólo feminista.

Ximena: Claro, no vamos a tener un libro misógino o algo que explote el cuerpo de la mujer, o cosas realmente comerciales. Nos cuidamos bastante, y la selección internacional también tiene una vertiente bastante profesional, de calidad, mucha narrativa.

Paulina: Sí, aunque cueste, lo intentamos.

Y como lector, se los agradezco. Son mi librería favorita, se los quería comentar.

Ximena: Gracias, siempre es un placer recibirte.

 

Comentarios

comentarios

Gaby 1000 2

Anterior:

Gaby Hoffmann, actriz de “Girls” y “Crystal Fairy”

qp-vitacura

Siguiente:

Portafolio: Mathias Sielfeld

También te sugerimos ver