Tully Satre, artista estadounidense: “Chile me ha cambiado”.

08 enero of 2015 por

El joven artista Tully Satre lleva ya más de un año viviendo en Santiago de Chile, vino justo después de su paso por la Royal Academy en Londres, impulsado por una exploración personal que ha repercutido también en su trabajo. Conversamos con él acerca de su experiencia viviendo en latinoamérica, de las motivaciones detrás de su obra y de su relación con la escena artística chilena.

Fotos: Jon Jacobsen – Ricardo Metayer – Cat Allen (Atlas) – Registro del artista.

something_weird_I_did_at_royal_academyTully, cuéntanos un poco sobre la búsqueda detrás de tu trabajo… en el pasado, entre otros recursos visuales has usado el retrato, las banderas, colores, y ahora un Atlas, ¿Cómo se conectan conceptualmente estos elementos?

Esa es una gran pregunta, principalmente porque es algo que frecuentemente me pregunto a mí mismo, ¿Cómo estos diferentes elementos se conectan?. Creo que la respuesta más obvia sería que están conectadas a través de su construcción -o reconstrucción-. Me cuesta trabajo usar el lenguaje para describir mi trabajo, como estoy seguro le pasa a muchos artistas, te encuentras con un muro en un punto cuando usas el lenguaje para hablar sobre un otro. Esta fue una experiencia que tuve cuando estaba aprendiendo español cuando me mudé a Chile. Por un rato traté de justificar todo en Inglés, mi idioma nativo, pero tuve que rendirme al español para poder sobrevivir y alcanzar completamente los significados de las cosas.

Pero me estoy desviando…
¿Cómo aplicamos palabras a un lenguaje que es tan abstracto? Hay algunas palabras que me gusta usar, las que parecen transmitir que lo que siento está siendo comunicado a través de mi trabajo. Frecuentemente me dirijo a mi trabajo como un “Sistema”, ya que es una estructura formalista -por la manera en que cada pieza está construida de una forma similar- y esto guía mi trabajo dándome posibilidades infinitas.

TullySatre.Atlas.SantiagodeChile.CatAllen.EyeSpyCat.DSC_1161Mi elección de incorporar retratos comenzó un poco al final de mis estudios en la universidad y realmente floreció cuando estaba en residencia en la Royal Academy of Arts, en Londres. Pasé un montón de tiempo en la sala de life-drawing de la Royal Academy rodeado del estudio de la forma humana, lo que tuvo una inmediata respuesta en mi trabajo. De esta forma, comienza a ser visible cómo mi trabajo se influencia tan fuertemente por los lugares en que estoy.

Habiendo crecido en Estados Unidos, Estaba constantemente rodeado de banderas norteamericanas. Mi país es a menudo criticado por su cultura obsesionada con las banderas y no fue sino hasta que salí que fui capaz de ver esto que todos hablaban. Creo que mi interés en banderas realmente hizo sentido cuando vi lo que Jasper Johns hizo en su pintura “Flag” por el año 1954, que fue cuando mi papá nació. Esta pintura mostró la bandera de U.S.A. (y muchas banderas, en realidad) por lo que son realmente: una imagen abstracta. Pero las banderas existen en algún lugar entre imágenes y objetos, que es un concepto con el que estoy en contacto frecuentemente en mi propio trabajo. Así que para mí, usar banderas en mi trabajo hace mucho sentido, ya que juega con estas relaciones duales que han sido una temática de mi interés por algún tiempo. Muchas de mis pinturas tratan sobre el “matrimonio de la contradicción”: vertical y horizontal formando una grilla, abstracciones de bordes rústicos hechos con materiales suaves, la sobreposición de un plano físico (un tejido) contra un plano pictórico (retrato).

En realidad, tengo problemas con la palabra “pintura” pero “pintura-objeto” pareciera acomodarme mejor. La mayor parte de mis trabajos son creados en diálogo con la pintura, pero para mí se sienten más como objetos que como imágenes.

Just_after_finished_katy_perryTengo una serie de (mayoritariamente) pequeños trabajos en los que uso sólo un color plano. Los llamo “estudios de color” (color studies), pero la verdad creo que son pinturas plenamente realizadas, que comenzaron con una conversación que tuve con la artista Anne Harris en Chicago. Conocí a Anne en el Art Institute de Chicago, donde hice mi pre-grado y donde ella es profesora. Es una increíble pintora con mucha experiencia en el entendimiento del color. Honestamente, yo era ciego al color antes de conocerla.

Ella me hizo hablar durante una crítica en la escuela en la que dije que estaba “usando el color” y cortésmente (aunque también fírme) me señaló que en efecto yo no estaba usando el color , sino “códigos de color”… tuve problemas con sus comentarios por algún tiempo, de hecho, Anne y yo nos encontramos varias veces ese año en el que pacientemente me explicó el cómo pintar es acerca de “bordes”, colores encontrándose unos a otros para crearse los unos a los otros y así sucesivamente. En otras palabras: color es contexto.  Anne también me presentó “Interaction of Color”, de Josef Albers, extraído de su famosa clase de color en Yale. No puedo contarte la cantidad de tiempo que he pasado con las serigrafías de Albers de su clase de Yale… y no fue sino hasta mediados de mi residencia en el Royal Academy que todo lo que Anne me dijo empezó a hacer sentido en mi trabajo.

Así que como puedes ver, hay muchas cosas pasando y mucho de eso se presenta esquivo para mí también… y me encanta, me encantan las preguntas. Si tienes todas las respuestas, bueno… eso suena un poco aburrido.

Es verdad que he estado explorando este concepto desde 2007, así que me acerco al octavo año y aún así siento que estoy en la infancia de mi trabajo.  Estoy explotando una idea hasta la muerte y podría estar en eso el resto mi vida.

¿De qué forma crees que el tiempo que has estado en Chile ha influenciado tu trabajo como artista?

Como te comentaba, tengo un problema con el lenguaje pero creo que la experiencia de aprender un segundo idioma ha dejado un gran impacto en mi trabajo como artista. Aprender español fue una experiencia muy iluminadora y de mucha humildad también. Antes de venir a Chile no hablaba español, así que además de estar ajustándome a una cultura extranjera tuve que aprender un lenguaje nuevo. No tenía idea de lo difícil y frustrante que podría ser, tengo una nueva percepción ahora de los extranjeros viviendo fuera de su país.

_DSC_0504El proceso de aprender español lo sentí como algo muy radical. No lo podía googlear o descargar desde internet, no había un botón para presionar o una app que pudiese abrir en mi celular. Esto es tan opuesto a la forma en que mi generación ha crecido, somos una generación de google. Mi generación está tan acostumbrada a tener todo tan rápido con internet. De alguna manera siento que nos ha hecho muy mal, ya que queremos tener todo tan rápido… que la pintura seque rápido, que nos exponga una galería justo al terminar de estudiar, tener una impresionante lista de exhibiciones antes de cumplir 30. No estoy seguro de que ninguna de estas cosas sea realmente algo bueno. Es como que estamos apurados por morir porque pensar en tomar un momento para vivir se siente como una pérdida de tiempo.

Así que habiendo vivido como un nativo en países anglo-parlantes, estaba muy acostumbrado a poder llenar espacios de silencio con palabras sin sentido, a estar mitad-atento a una conversación mientras revisaba algo en mi celular, a no prestar atención alguna a los miles de palabras que vienen en la publicidad cada día al cruzar la ciudad. No podía hacer nada de esto en español porque necesitaba muchísimo mas poder mental para sobrevivir incluso en las situaciones más simples, así que aprender español me forzó a bajar las revoluciones, a realmente observar y elegir con cuidado… ya había comenzado a aplicar estas mismas tácticas en mi trabajo, ya que a fin de cuentas hago cosas a mano y esa elección se siente en sí misma “vanguardista” en una era inundada de tecnología. La industria tecnológica nos entrena a pensar en el contexto de actualizaciones y velocidad, y estamos perdiendo contacto con nuestros pies en la tierra al proyectarnos más allá de nuestra propia biología. Nada puede reemplazar la invaluable experiencia de darle tiempo al tiempo y no hay nada que pueda ser más importante para un artista. El español me trajo de vuelta a la paciencia primitiva.

De todos modos sigo sintiendo que estoy en mi etapa de “esponja” aún en mi tiempo en Chile -absorbiendo- y no estoy tan listo para escurrirla, aunque el idioma ha tenido un gran impacto en mi.

green_tully_satreEn tu trabajo se puede ver mucho el tema de la fragmentación, la descomposición, ¿qué hay detrás de esto para ti?Sabes, es gracioso, pero paso un montón de tiempo en cosas que terminan tapadas a medida que voy tejiendo o trabajando en capas con las tiras, eligiendo cual viene más adelante y cómo evoluciona la obra… el resultado es un efecto de fragmentación: cabezas rompiéndose, piel plana donde deberían ir ojos, repetición de partes en el cuerpo a través de la obra. Las imágenes y colores se vuelven pixelados por los bordes rasgados y la forma en que las tiras se organizan. Para mí hay un movimiento en esta fragmentación, de la que sigo aprendiendo y trabajando, pero en general siento que mi obra no se siente como un resultado estático sino más bien como una animación.

Hablemos un poco de tu serie ATLAS. ¿Qué te motivó a tomar este objeto y trabajar con él?

Bueno, como contexto: a mediados de mi primer año en Chile quería importar un montón de material desde Nueva York, lo que no es barato… tuve algo de éxito con una pequeña campaña de  crowdfunding hace un par de años donde básicamente publiqué una idea en Facebook y Twitter y un grupo de gente se acercó y financió el proyecto. Así que pensé debería probarlo en una escala más grande… como agradecimiento a quienes apoyaran mi proyecto les ofrecí algunas recompensas hechas en mi estudio. Quería ofrecer algo que se relacionara con Chile, ya que de eso se trataba el proyecto y tuve respuestas de gente de todo el mundo: dentro de Sudamérica, Norteamérica, Europa, Australia, Japón… conectarlos a todos se sentía apropiado… así que pasé una mañana en el Persa Bío-Bío mirando entre libros viejos y entre medio apareció este bello atlas de 1970. Con él hice 24 collages, la mayoría se vendieron en la campaña de crowdfunding para importar material para mi estudio en Santiago, pero me quedé con unos pocos.

Sabemos que has podido compartir con otros artistas chilenos en tu tiempo acá. ¿Cómo ves el panorama en Chile para el arte local?

Es difícil para mi poder hablar del país por completo porque no he estado tanto fuera de Santiago. Tuve la oportunidad de salir un poco el año pasado y visitar a Francisca Sutil en su estudio fuera de la ciudad, pero la mayor parte de mi tiempo he estado dentro de la escena artística de Santiago. En realidad, hay hartas cosas pasando acá y se siente como una ciudad que está recién comenzando a hacerse un nombre internacionalmente… no sólo por artistas que han salido fuera de las fronteras sino también por los artistas que han estado aquí viviendo y trabajando la mayor parte de sus vidas. Estos últimos son los que en verdad me entusiasman más… artistas como Mónica Bengoa, Hugo Rivera-Scott y Benjamín Lira, por nombrar algunos. La comunidad en Santiago es muy unida y sigo sintiéndome como el chico nuevo del barrio.

_DSC_0520¿Qué te motiva a seguir en Chile?, ¿Porqué te quedaste?

Yo siempre me pregunto por qué me vine a Chile, pero nunca me pregunto por qué me quedé… qué bueno que me lo preguntas porque quiero cambiar la narrativa con respecto a eso: no es importante porqué vine, es importante por qué me quedé.

Hubo un momento a comienzos de mi primer verano acá cuando pensé en irme (por mis amigos principalmente, alrededor de diciembre 2013). No tenía muchos amigos acá, estaba recién empezando a aprender español y no tenía idea cual iba a ser mi esquema de vida acá. No era importante la elección, sino saber que cualquiera fuese ésta, era la correcta. Así que me quedé.

Como mencioné antes, mi trabajo está siempre influenciado por el lugar en el que estoy, he contemplado esto en respuesta a mi propia cultura creciendo en U.S.A., pero también por la influencia que tuvo en mi trabajo el vivir en Londres, que fue un período mucho más rápido de crecimiento y cambio para mí. Siento que, de muchas formas, mi trabajo es una especie de cultura personal que se define y se entiende a través de la repetición y de incorporar constantemente nuevos protagonistas en ella.

Esto fue más o menos por el tiempo en el que creé el “rey de pelo amarillo” (yellow-haired king), algo así como un alter ego para mantener mi sanidad mental, a través de mi proceso de adaptación a un ambiente completamente extranjero para mí, algo que nunca realmente experimenté antes. El “rey de pelo amarillo” ha aparecido en mi trabajo, ha pasado a ser parte de mi cultura.

Tully_4Llegúe a Chile, lejos de todo y todos a quienes conocía y pensé… bueno, ¿qué puede pasar?, ¿de qué forma mi trabajo cambiará?, ¿de qué forma cambiaré yo?. Por ahora el tema del idioma ha cambiado mi forma de trabajo y creo que es todo muy reciente como para saber de qué otra forma estoy cambiando pero sé que no soy el mismo desde que llegué, Chile me ha cambiado.


Cuéntanos qué planes tienes a futuro en nuestro país. ¿
Qué se viene?

Bueno, después de dos intentos de armar un estudio fuera de casa, finalmente decidí mover el trabajo a la casa, así que estoy actualmente viviendo en mi estudio, en un departamento en Plaza Italia. Así que si, aquí están mis pinturas y mi cama… es lo que les digo a mis invitados por estos días… solía ser uno o lo otro, ahora mi espacio tiene una doble función. Es la primera vez que vivo con mi trabajo, así que todo lo que estoy haciendo ahora sale desde mi hogar. En verdad me encanta, es un nivel completamente nuevo de intimidad con mi trabajo y mi relación con él es también mucho más constante.

En enero estaré por Argentina donde participaré en una residencia en “La Ira de Dios” en Buenos Aires con un grupo de otros diez artistas de varias partes del mundo. Así que volveré a Santiago en Febrero y ojalá podré mostrarles mucho mas de mí y de mi trabajo por esta ciudad.

www.tullysatre.com / www.twitter.com/tullymeehan / tully@tullysatre.com

Comentarios

comentarios

IMG_4380A

Anterior:

Yael Meyer “La música es un trabajo solitario”

nescafe00

Siguiente:

Concurso! Tapiz y Nescafé te invitan a un espectáculo de música, pintura y danza.

También te sugerimos ver

  • vicmus01
    07 Abr

    Victoria Mus

    Música

    Victoria Mus canta en formato electrónico, con bases, o en acústico, o con 5 músicos ...

  • rod
    21 May

    Rod

    Artes visuales

    Rod nació el 13 de agosto de 1987. Actualmente termina la carrera de fotografía con ...

  • ak04
    24 Ago

    Karma Cowboys

    Música

    En un antiguo edificio Carrusel de Santiago nos vamos sumergiendo en su espiral bajo un ...

  • picnic_01
    19 May

    Picnic Kibun

    Música

    4 personajes, buena música y harto color son algunas palabras que pueden definir a una ...